Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Febrero de 2011.

Estrofas en la playa / Rosario Castellanos

20110208025419-castellano1a.jpg

I

El río viene de secretas grutas,

desconocidas fuentes.

A mirarlo pasar corren los árboles,

adiós le dicen los follajes verdes.

 

El río viene en su torso esbelto,

con su mano en que juega

un inminente espejo.

Con la pulpa fresquísima

de su pecho sombrío

y su espumoso belfo

de potro repentino.

Para que el cielo sepa qué caminos

llevan al mar, para que aprenda el campo

una nueva canción y el día tenga

donde mojar los pies,

el río viene izando su largo nombre líquido.

Ay, del que junto al río

no quiere llamarse sed.

 

 

II

Atardece en la playa. En el río madura

una profunda noche duplicada.

 

Sobre la arena late

-como una estrella viva y desgajada-

una hoguera que el viento apresura, clavándole

sus espuelas agudas y plateadas.

 

Yo, dividida, voy como entre dos orillas

entre el fuego y el agua:

mitad sangre, mordida de taciturnos peces

y mitad sangre rota de fiera llamarada.

De El rescate del mundo, 1952.

 

POEMA

Ahora estoy de regreso.

Llevé lo que la ola, para romperse, lleva

-sal, espuma y estruendo-

y toqué con mis manos criatura viva:

el silencio.

 

Heme aquí suspirando

como el que ama y se recuerda y está lejos.

 

Tomados de: Poetas jóvenes de México. Antología. México, Libro-Mex Editores, 1955.

07/02/2011 19:54 Marcela #. POESíA / POETRY No hay comentarios. Comentar.

Complicarse la existencia / Complicated by the existence

20110208051647-rodajas-de-jabon.jpg

Hoy he podido compartir con Eva, la persona que me ayuda en mi casa, algunos saberes y, ella a su vez, conmigo. Hicimos jabones.

Del proceso, disfruto mucho apreciar en su rostro la sorpresa que le llena los ojos cuando descubre que es mucho más fácil de lo que hubiera soñado imaginarse. Hicimos dos de coco, uno de vainilla, otro de naranja con canela y uno más de árbol del té. Quedaron aromáticos y suaves, y rindieron unas 15 o 16 pastillas chicas: llevan crema, aceite de aguacate y aceite de mamey (Ver foto).

Ella me ha enseñado a cultivar semillas de frutas y legumbres, a sacar esquejes para plantar árboles, a saber que cuando una planta o fruta está recia (muy madura) es buena para plantarla o que está lista para desentrañarle las semillas. Me enseña a ver el cielo y pronosticar el viento o el frío; ella lo hace mejor que la tele y el internet. Lo agradable también, es que aprendo a saborear el aire y a distinguir qué dicen los diferentes movimientos de las nubes.

Yo la he enseñado a hacer mermeladas, gelatinas caseras, pizzas, mayonesas, quesos y numerosos remedios caseros para la gripe, la tos, el dolor de huesos y las reumas, para limpiar los riñones y el hígado o para combatir al agresivo helicobacter pilori; frecuentemente más efectivos que las medicinas de patente.  Y con ello, ambas ahorramos dinero, al tiempo que nos da gusto saber qué contienen de inicio a fin, los productos que consumimos y constatamos su utilidad. Es tan sencillo.

En la actualidad, parte de la complicación de nuestra existencia es comprar todo. De hecho, se vilipendian los productos artesanales, caseros, como si  fuesen de mala calidad, siendo por supuesto, lo contrario. Al hacerlo también nos desligamos profundamente de una relación íntima y silenciosa que existe entre nuestras necesidades, los quehaceres cotidianos y la naturaleza. Se difumina el sentido de nuestras acciones: no se cultiva la voluntad, el sentido de pertenencia y de servicio, y contribuye a que olvidemos que nuestra vida, es un proceso que terminará algún día.

Desde hace mucho cocino, pero desde que cultivo plantas, por ejemplo, mis manos han cambiado. Me gustan, cambió su temperatura. El producir cosas con las manos, de inicio a fin, productos útiles y que cumplen alguna función para mi familia o amigos, me reintegra a un mundo más tranquilo y comprensible.

Sé que la vida diaria ahora es tan presionante que es difícil creer que puede haber tiempo para lo que arriba narro y que es justamente complicarse la existencia; pero vale la pena sumergirse en la aparente paradoja, e intentarlo.

Marcela Chacón

Febrero 7, 2011


(English version)

Today I have shared with Eve, the person who helps me at home, some knowledges, as she also share with me. We make soaps.

I like a lot the surprise on her face that fills her eyes when he discovers that it is much easier than she ever dreamed. We did two of coconut, one of vanilia, another of orange with cinnamon and one, with tea tree. The sopas are aromatic and smooth, and we could cut 15 or 16 pices: also they have cream, avocado oil and oil mamey (See photo).

She has taught me to cultivate fruit and vegetable seeds, to take cuttings for planting trees, and learn that when a plant or fruit is sturdy (very mature) is good for planting it or it is ready to tease out the seeds. Also she teaches me to see the sky and predict the wind or cold, she does it better than the TV and the internet. In addition  also is that I had learned to taste the air and tell what do the different movements of the clouds.

I’ve teached her to make jam, homemade jelly, pizza, mayonnaise, cheese and many home remedies for flu, cough, sore bones and rheumatism, to cleanse the kidneys and liver to combat aggressive the helicobacter pylori or other digestive pains; often more effective than patented medicines. And while we do that, both save money, and like to know what is made of, from start to finish, the products we eat and find them useful. It is that simple.

Currently, part of the complication of our existence is to buy everything. In fact, they vilify handicrafts and home made products, as if they were of poor quality, being of course, the opposite. Buying also disclaim deeply the intimate and quiet relationship that exists between our needs, the daily chores and Nature. It blurs the meaning of our actions because we get more far evry day of cultivated the sense of belonging and service, and helps us to easily forget that our life is a process that will end some day.

I cooked since many years ago because I like it very much, but since I’m cropping plants, for example, my hands have changed. I like them, their new temperature. To produce things with our hands, from start to finish, doing useful products that fulfill a function for our family or friends, return to me a more quiet and meaningfull world.

I know that everyday life is now so hustling that it is hard to believe we may have enough time to narrate what I describe above, and that is just complicating our existence, but it is worth diving into the apparent paradox, and try it.

Marcela Chacón

February 7th, 2011

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Bocadillo, café y Fringe

20110220233023-fringe.jpg

Me gusta mucho la serie de televisión Fringe.

Sus creadores –y pienso en sus guionistas, directores y realizadores- logran crear una oferta narrativa realmente interesante. Ponen en el televisor un material comprensible y coherentemente armado, para contarnos historias que se anudan en nuestras experiencias más profundas: aquellas que preguntan sobre el qué, cómo, por qué estamos en el planeta Tierra. ¿Hacia dónde vamos, de dónde venimos? Al mismo tiempo, la propuesta se articula con las varias dimensiones extremadamente disímiles de nuestra realidad planetaria y que conviven sin estorbarse: por ejemplo, la tecnología de mega punta, la globalización y los intereses que las sostienen, con la extrema pobreza o la ignorancia ramplona de ciudadanos que quedan como infantes desposeídos, en el primer mundo. Así mismo, recoge con fina hebra los mitos ancestrales del ser humano, pero manifiestos en su tesitura urbana de última generación.

Otro acierto de la serie es que no es predecible, en el sentido de que las soluciones a los conflictos presentados están efectivamente entramadas en la historia, es decir, no se sacan de la manga, y pertenecen a una planteamiento narrativo mayor, al proyecto entero. Y los héroes mueren, quedan heridos y sanan lentamente, por ejemplo. O son falibles, lo que hace que nosotros los espectadores creamos más en la propuesta y nos atraiga casi imperceptiblemente. Fringe muestra cómo un material de calidad y con algo que decir, nunca desestima la inteligencia de su público.

Telequinesis, modificación genética, lectura del inconsciente, teletransportación, viajes astrales, mundos paralelos, superpoderes humanos, extraterrestres... todo, al alcance de la mano, metido en la vida cotidiana de los que habitamos este planeta. Un planteamiento interesante, que acerca el misterio de la existencia a los televidentes y que hace explícito este misterio en nuestras propias vidas. Despierta las preguntas y abre las respuestas.

Con riesgo a equivocarme porque tele veo muy poca, me parece una serie inusitada en los últimos tiempos de la televisión norteamericana. Me recordó a Tieta De Agreste, una telenovela brasileña casi censurada en México que pasó entre 1992 y 1993, basada en una novela de Jorge Amado, tupida de contenido y significado, dio a las televisoras mexicanas comerciales, carne para 20 años... y sigue dando.

En Fringe, un elenco de primera, da vida y veracidad a capítulos sobre temas que lindan entre lo fantástico y los resultados de la real ciencia de vanguardia. Ni qué decir de los efectos especiales y demás parafernalias de las que no se abusa, sino que dan brillantez a la historia.

Un saludable bocadillo con exquisito café... mmm, y les espera una entretenida tarde de descanso.

Marcela Chacón

Febrero, 2011

 

Fringe, conocida como Ciencia al límite en Hispanoamérica,

Fringe: La Gran Conspiración, en Latinoamérica y Fringe: al límite, en España.

Co-creada por J. J. Abrams, Alex Kurtzman y Roberto Orci. Fox, 2008.

 

(English version)

I like to watch the TV series Fringe.

Its creators, and I think its writers, directors and producers, were able to create an offer really interesting narrative. Put on the TV a comprehensive and consistently reinforced material, the serie tells stories that are tied to our deepest experiences: those who ask about what, how, why we are on planet Earth. Where are we going, where we come? At the same time, the proposal is structured with various dimensions very dissimilar planetary reality that coexists without disturbing: for example, the mega technology, globalization and the interests that support them, with extreme poverty or ignorance of popular citizens that grown like adult infants in the first world. It also includes thin thread with ancient myths present in the human being, but manifested in his ultimate urban generation.

Another success of the series, it is not predictable in the sense that solutions to the conflicts presented, are effectively woven into the story and belong to a more extensive narrative project, to the whole story. And heroes die, are injured and heal slowly, for example. Or are fallible, which makes us believe in the proposal, and we attract nearly impersceptiblemente. Fringes shows how a good material and with something to say, he never dismisses the intelligence of his audience.

Telekinesis, genetic modification, reading of the unconscious, teleportation, astral travel, parallel worlds, human superpowers, aliens ... However, to reach, involved in the daily lives of those who inhabit this planet. An interesting approach, which brings the mystery of existence to the viewers and makes explicit this mystery in our own lives. Wake up.

At the risk of being wrong because I see very little TV, I think it is unprecedented in recent times on American television. It reminded me Tieta of Agreste, a Brazilian telenovela in Mexico almost censored between 1992 and 1993, based on a novel by Jorge Amado, dense content and meaning, gave the Mexican and commercial television, meat for 20 years ... and never ends.

In Fringe, a cast of first gives give life and credence to its chapters on issues that border between the fantastic and the results of cutting-edge science. Not to mention the special effects and other paraphernalia which is not extra used, but give brilliance to the story.

A rich delicious healthy snack with coffee ... mmm, and I expect an entertaining evening of rest.

Etiquetas: , , , , , ,

20/02/2011 16:30 Marcela #. Reseñas / Reviews No hay comentarios. Comentar.

Medio pan y un libro / Federico García Lorca

20110222210445-02-s.jpg

Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre, piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía.

Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.

Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.

No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?

¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: amor, amor, y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: ‘¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!’. Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: Cultura. Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz.

Locución de Federico García Lorca

al pueblo de Fuente de Vaqueros, Granada.

Septiembre, 1931.

Etiquetas: , , , ,

22/02/2011 14:04 Marcela #. Vida que se siente No hay comentarios. Comentar.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris