Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema Vida que se siente.

Shantideva en el Metro de la Ciudad de México / Pilar Gonzalez Basteris / Metro Snantideva a Città del Messico

20140609023806-2c3554a7eb40440.jpg

Hubo una vez un monje en el siglo ocho de nuestra era que era muy flojo, sólo comía, dormía y defecaba, así qué los otros monjes lo retaron a debatir con ellos una gran disertación dentro del Monasterio.  Shantideva, que así se llamaba el flojo monje, expuso entonces uno de los textos más maravillosos dentro de la filosofía budista, "El Camino del Bodhisattva". Y cuenta la leyenda que una vez expuesto el texto, Shantideva, se elevó dejando  el Monasterio.

En octubre pasado (2013), en la convulsionada Ciudad de México, tuvimos la oportunidad de que alguien de la talla del Dalai Lama nos explicara este texto de vida, " El Camino del  Bodhisatva". Con profundas y simples palabras, cuyo principal objetivo es aprender a convivir y ayudar a los demás, nos fue explicando cómo podemos utilizar diversos métodos para la convivencia humana, el texto escrito está formado por pequeños versos de gran contenido: yo derroto a mis enemigos, cuando los hago mis amigos,  pero sobretodo, al utilizar el método de intercambiarse por  los demás, pues -decía Dalai Lama- hay algo que nos une: todos queremos ser felices y no sufrir. Así que compartir nuestra propia humanidad, nos acerca, no hay límite hacia  el amor y la compasión; el amor y la compasión son los pilares fundamentales para una buena convivencia humana.

Lo que pasa, explicó es que "nos creemos" las proyecciones de nuestra mente y vemos a los otros como enemigos. No nos damos cuenta de nuestro dibujo  autocreado, como aquel que dibuja un fantasma y después se espanta de eso que creó.

Así  que tres días en La Arena, pudimos escuchar enseñanzas maravillosas. Mis amigos y yo decidimos que la forma más fácil de atravesar el Distrito Federal era ir en Metro. Y sí, en la estación de Ferrería solo caminábamos aproximadamente un kilómetro a lo largo de puestos de mercado y expendios de pollo y carnes, para llegar a la gran Arena. La gente tuvo diferentes aproximaciones al evento, hubo desde alguien en el mercado que pidió  a los gritones silencio mientras pasábamos, porque íbamos muy concentrados en el Dalai Lama, hasta los señores de la limpieza en la Arena, que discutían acerca de cómo es la realidad y las apariencias. Los vendedores afuera cantaban: ¡a diez pesos las malas! ("rosarios" budistas) y ¡películas del Dalailama!. Y, porque no, por primera vez vi a alguien leer el texto raíz de Shantideva en el Metro de la Ciudad de México, lo que consirdero extraordinario.

En pleno siglo veintiuno un texto clásico de la filosofía budista, explicando paso a paso El Camino del Bodhisattva, el héroe espiritual, El que no quita la atención del punto crucial. ¿Y cual es este punto crucial? Entrenar la mente, darse cuenta que los demás son más importantes que él y que todos los problemas vienen del egoísmo. Que la verdadera religión es tener un buen corazón, y que ser modesto y humilde te acerca a los demás. El Dalai Lama dijo, yo solo soy un monje budista y desde esta perspectiva es desde la que les voy a hablar. Esto nos acerca, compartimos nuestra humanidad.  

El Dalai Lama considerado, la emanación de Chennrezig, el Buda de la Compasión, se levanta todos los días a las tres de la mañana y medita durante cinco horas. Disciplina y buen humor es el resultado. La actitud mental ante la vida es el pilar más importante para conservar  la salud, además sostiene y contiene a los otros tres pilares: dieta, ejercicio y cuidado del cuerpo físico. Muchas enseñanzas que asimilar.

Un pueblo volcado de una manera u otra hacia un gran líder espiritual. Y cabe mencionar otro punto crucial: la educación, si cada uno de nosotros llevamos a casa este mensaje y éste se multiplica entre padres, familias y educadores, podríamos realmente hacer un cambio, aplicar una ética secular, mas allá de culaquier religión, normas básicas de conducta que parece hemos olvidado, percatarnos de que todos dependemos de todos. Una  especie de responsabilidad universal, pues cuanto más amor impulse nuestros actos, más fuerza tendrán nuestras acciones y serán más libres.

 

C’era una volta un monaco del secolo ottavo, che era molto sciolto, appena mangiato, dormito e defecato, e ciò che gli altri monaci sfidati lui a discutere con loro in una tesi all’interno del monastero. Shantideva, tale era il monaco pigro, poi esposto uno dei più meraviglioso nella filosofia buddista, "La via del Bodhisattva" testi. La leggenda narra che il testo, una volta esposta, Shantideva, alzò lasciando il monastero.

    Per questo ottobre 2013, nella città travagliata del Messico, ha avuto l’opportunità di avere qualcuno della statura del Dalai Lama spiegherà il testo della vita, "La via del Bodhisattva". Con le parole profonde e semplici e il cui obiettivo principale è quello di imparare a vivere insieme e aiutarsi a vicenda, stavamo spiegando come possiamo utilizzare diversi metodi per la società umana, scritte in piccoli versi di grandi contenuti, "Io sconfitta miei nemici quando Faccio i miei amici ", ma soprattutto, con il metodo scambiato per gli altri, perché c’è qualcosa che ci unisce," noi tutti vogliamo essere felici e non vogliamo soffrire. " Quindi condivide la nostra umanità, su di noi, non c’è limite all’amore e compassione poi pietre angolari di buone relazioni umane.

    Cosa succede, il Dalai Lama ha detto è che crediamo le proiezioni della nostra mente e vediamo gli altri come nemici. Non ci rendiamo conto nostro disegno auto-creato, "come uno che disegna un fantasma e poi spaventa che si è creato."

    Così tre giorni a L’Arena, abbiamo avuto meravigliosi insegnamenti. I miei amici e ho deciso che il modo più semplice era quella di andare dall’altra parte della città in metropolitana. E se nella stazione Ferrería camminava solo circa un chilometro e mezzo, tra bancarelle e punti di pollo e carni, per arrivare al grande "Arena". La gente aveva diversi approcci per l’evento, è stato da qualcuno nel mercato che ha chiesto il silenzio che urla al nostro passaggio, perché eravamo "molto concentrati sul Dalai Lama" ai signori di pulizia dell’arena, discutendo su come è "la realtà così come lo sono le apparenze." Fornitori esterni dicendo "dieci pesos cattivi" rosari buddisti e "film dalailama". E perché no, ho visto la prima volta letto il testo radice di Shantideva nella metropolitana di Città del Messico, che consirdero straordinario.

    Situato ventunesimo secolo un testo classico della filosofia buddhista, ha spiegato passo dopo paso.El Bodhisattva Path, l’eroe spirituale, "Colui che si prende cura del nocciolo" E qual è questo il punto cruciale? Quella è la formazione la vostra mente, che gli altri sono più importanti. Che tutti i problemi vengono da egoismo. Che la vera religione è quello di avere un buon cuore, per essere modesto e umile di altri. Il Dalai Lama ha detto, "Sono solo un monaco buddista e da questo punto di vista da cui parleranno" Questo ci porta, condividere la nostra umanità.

      Il Dalai Lama ha ritenuto Chennrezig emanazione del Buddha della Compassione, si alza ogni giorno alle tre del mattino e medita cinque ore. Disciplina e buon umore, è il risultato. Atteggiamento mentale alla vita è il più importante pilastro del mantenimento della salute, questo vale e contiene gli altri tre, dieta, esercizio fisico e prendersi cura del corpo fisico. Molte lezioni di assorbire. Una città discarica un modo o nell’altro per un grande leader spirituale. Un altro punto cruciale, l’istruzione, se ognuno di noi ha portato a casa questo messaggio e questo è moltiplicata tra i genitori, le famiglie e gli educatori, potremmo davvero fare un cambiamento, "applicare l’etica laica, la religione al di là culaquier, regole di base comportamento che sembra aver dimenticato, un senso che ognuno dipende da tutti. Una sorta di responsabilità universale, perché "la più amore a spingere le nostre azioni, le nostre azioni avrà più potere e saranno più liberi."

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

08/06/2014 19:40 Marcela #. Vida que se siente No hay comentarios. Comentar.

La historia del cuerpo: Volumen III ∙ siglo XX

20140527055704-10411424-296439820520854-832949230388098458-n.jpg

Jean-Jacques Courtine (dir), 2006

¿Cómo ha cambiado nuestra visión del cuerpo a través de los tiempos?
El cuerpo se ha convertido en objeto de la Historia porque es tributario de condiciones materiales y culturales que han cambiado radicalmente a lo largo de los siglos. De la lentitud a la velocidad, del retrato pintado a la fotografía, de los cuidados individuales a la prevención colectiva, de la cocina a la gastronomía, de la sexualidad vista desde la moral a la sexualidad vista desde la psicología; el lugar que ocupa el cuerpo en el mundo occidental ha ido evolucionando con los tiempos. Antes del siglo XX, el cuerpo humano nunca había conocido cambios tan profundos que afectaran a la propia carne, que constituyeran una mutación de las miradas que le dirigimos. La alteración de las relaciones entre salud y enfermedad, cuerpo normal y anormal, vida y muerte, en una sociedad medicalizada en su totalidad; la distensión de las disciplinas heredadas del pasado, la legitimidad otorgada al placer, unidas a la emergencia de nuevas normas y nuevos poderes, biológicos y políticos... Éstas son algunas de las paradojas y los contrastes en cuyo seno se ha constituido la relación del sujeto contemporáneo con su cuerpo. Esta gran obra en tres volúmenes profusamente ilustrados en color busca el restablecimiento del equilibrio entre la visión del cuerpo que tienen los científicos y la de los historiadores desde el Renacimiento hasta nuestros días. Los métodos y epistemologías son diversos, igual que las disciplinas que lo estudian. Sólo así se puede ofrecer una historia que se sitúa en la frontera entre el sujeto y lo social.

 

Encuentra el pdf en:
*https://anonfiles.com/file/9e8b03749cf1af630d565e72933b4855

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

26/05/2014 23:02 Marcela #. Vida que se siente No hay comentarios. Comentar.

Cultivarse en la sexualidad, Mantak Chía / Isabel Nivón / Grown on sexuality

20110605213711-magia-sexual.jpg

Sin duda la sexualidad es una energía sumamente trascendente en la vida de los seres humanos, mucho más de lo que imaginamos o queremos aceptar, ya que llena todas las áreas de nuestra vida, desde el nacer hasta morir (ahora muchos pensamos que incluso antes del nacimiento) y toca las partes más íntimas de nuestro ser. De igual manera la expresión sexual también tiene un marcado matiz cultural; así pues el cristianismo nos dejó un legado de culpas y de tabúes al respecto y se volvió para algunos lo inmencionable, acentuado en algunas perspectivas del catolicismo.  Por otra parte,  existen enfoques culturales como el tantra hindú o el taoísmo chino, que ha cultivado, y desarrollado una compleja y ancestral filosofía y su metodología para el manejo de la energía sexual.

Conocí a un hombre que rebasaba apenas los cuarenta, casado y con hijos,  quien compartiéndome su vida personal me contó que hacía poco se había pensado un hombre acabado sexualmente y que lo único que le quedaba era dedicarse a sus pasatiempos y conversar con sus semejantes. Muchos hombres lo piensan aunque no lo externen, es una historia común. Entonces fue cuando se vinculó con una mujer que conocía el Tao de la sexualidad, relataba que no sólo se volvió a sentir como un adolescente sino que su fuerza y resistencia fue como nunca antes había imaginado que podría ser, en término de "récords" y satisfacciones. Refería tal renacer y resplandecer como un verdadero milagro: a esa edad, se hizo verdaderamente hombre al descubrir, aceptar y expresar el hombre sexuado que es. 

Una figura bastante conocida dentro del enfoque taoísta es Mantak Chia. Sus enfoques abarcan tanto las enfermedades que de la energía sexual se desprenden, como las formas de estar saludables, o su transformación de las mismas, y la perspectiva espiritual; menciona que Buda dijo entre sus frases aún revolucionarias y más controversiales: La Iluminación está en la vagina. A una gran mayoría de los occidentales, seguro esta afirmación no sólo es un disparate sino algo estúpido, pero quien ha practicado estos métodos sabe que la fuerza sexual entrenada sana, logra elevar los niveles de conciencia y maneja el cuerpo de luz. Un ejemplo de ello es la señora Yeshe Tsogyel, quien alcanzó la iluminación a través de la práctica tántrica.

Mantak Chía nace en Tailandia en el seno de una familia china. Comenzó a practicar métodos budistas a temprana edad, seis años; más tarde estudió Muay boxeo tailandés, el Tai Chi Chuan, Kung Fu, así como taoísta y budista (incluyendo Zen) realizando prácticas de varios maestros. Después estudió la anatomía occidental y ciencia médica durante dos años para comprender mejor los mecanismos fisiológicos de la energía curativa. Fundó su primera escuela universal de Sanación Tao en Tailandia en 1974 una vez que sistematizó sus conocimientos del Taoísmo. Sus enseñanzas conforman un sistema integral para desarrollar lo físico, mental y espiritual (la energía) de los órganos internos de los seres humanos. Está diseñado para cultivar una vida equilibrada de amor, salud, longevidad y evolución espiritual.

Como practicante de sus enseñanzas y siendo católica de origen, personalmente uno de los primero retos fue despojarme de muchos prejuicios para realizar los ejercicios, entendiendo que es una metodología para cultivar la salud y la vida; con el tiempo he verificado que abarca aspectos espirituales, y claro, conlleva ganancias secundarias como la variedad y compenetración con la pareja en un inmenso gozo, que finalmente se convierten en ganancias esenciales,porque ser feliz en esta vida se vuelve una certeza. Son prácticas que están a nuestro alcance sin duda, ahora con la globalización, porque este saber deja de ser conocimiento elitista para estar al beneficio de la humanidad, empezando por uno mismo.

 

Sexuality is undoubtedly a very important power in human beings life, much more than we can imagine or accept, because it fills all areas of our lives, from birth to death (many now think that even before the birth) and touches the most intimate parts of our being. Similarly, the sexual expression also has a strong cultural nuances, as well as Christianity has left us a legacy of guilt and taboos about it and turned to some unmentionable, accentuated in some views of Catholicism. On the other hand, there are cultural approaches as Tantric Hindu or Chinese Taoism, which has grown and developed a complex and ancient philosophy and methodology for managing sexual energy.

I met a man who barely exceeded forty, married and with children, who shares his personal life and told me he had recently thought himself finished sexually and that the only thing left for him was to pursue his hobbies and talking with their peers. Many men believe it or not external, is a common history. It was then linked with a woman who knew the Tao of sexuality, related that not only became to feel like a teenager but also his strength and endurance was like he had never imagined it could be, in terms of "records" and satisfactions. He reported that new life and shine as a true miracle, at that age he truly made a discover, who accept and express the sexed man he is.

A figure well known in the Taoist approach is Mantak Chia. Their approaches include both the diseases of sexual energy emerge as ways of being healthy, or their transformation, and spiritual perspective, mentioned that the Buddha said in his statements even more revolutionary and controversial: The Lighting is the vagina. A vast majority of Westerners, certain this statement is not only nonsense but stupid, but who has practiced these methods knows that healthy sexual force trained, able to raise levels of awareness and drive the light body. An example is Mrs. Tsogyel Yeshe, who attained enlightenment through tantric practice.

Mantak Chia was born in Thailand in a family china. He started practicing early Buddhist methods, six years later studied Muay, Thai boxing, Tai Chi Chuan, Kung Fu and Taoist and Buddhist (including Zen) practices with several teachers. He then studied Western anatomy and medical science during two years to better understand the physiological mechanisms of energy healing. He founded his first school Universal Healing Tao in Thailand in 1974 after systematized their knowledge of Taoism. His teachings form a complete system to develop the physical, mental and spiritual (energy) of the internal organs of humans. Is designed to cultivate a balanced life of love, health, longevity and spiritual evolution.

As a practicing Catholic teachings since I was a child, personally one of the first challenges was stripped of many prejudices to perform the exercises, understanding that it is a method for cultivating health and life, with time I checked that encompasses spiritual, and of course, brings secondary gains such as the variety and rapport with the couple in an immense joy that gains eventually become essential, because to be happy in this life becomes a certainty. These practices are certainly within reach, now with globalization, because this knowledge is no longer elitist knowledge, but to the benefit of mankind, beginning with oneself.


 

Imagen tomada de: http://ecologiamistica.blogspot.com/2010/04/el-tao-del-amor.html

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

05/06/2011 14:52 Marcela #. Vida que se siente No hay comentarios. Comentar.

Relaciones Living apart together (LAT) / Marcela Chacón

20110504060610-paisaje-san-cristobal.-carlos-jurado-padre.jpg

Las relaciones de pareja presentan un nuevo rostro en la actualidad. Y es que los cambios sociales y económicos ocurridos desde finales del siglo xix a la fecha han impactado también la intimidad.

“Precisamente porque estamos bien, es por lo que no quiero vivir con él”, dice Doriana, mujer divorciada e investigadora en botánica, de 42 años y madre de dos jóvenes. 

Durante siglos, las relaciones de pareja, entre amigos y familiares estuvieron reglamentadas por instituciones que dictaban la norma a seguir: obediencia y compromiso incondicional eran el fin último. El deseo personal y el gusto propio, o incluso la salud mental o física de quien contraía tal relación, no eran prioridad. Tenemos como ejemplos en películas: Elizabeth de Shekhar Kapur, Titanic de James Cameron, o Como agua para chocolate, novela de Laura Esquivel llevada al cine por Alfonso Arau.

Si bien la reglamentación social tradicional sigue vigente, los aires de democracia moldean las relaciones de manera que ahora la principal razón para construirlas no es el deber ser, sino el querer ser. Asimismo, ya no sólo tienen voz y derechos los hombres o los jefes. Las mujeres, los niños y niñas e incluso aquellos quienes habían sido antes, casi totalmente, marginados: las personas con discapacidad o los grupos minoritarios logran ser vistos y trazar sus derechos.

Diversos investigadores sociales señalan que —contrario a lo que uno creyera—, los modos de la democracia han alcanzado mayor impacto en el ámbito de las relaciones personales que en el político o el económico. Y es así que, sin un guión preescrito y con una gran dosis de creatividad, se crean nuevas reglas para la intimidad: ahora las relaciones se sustentan menos en la tradición y en lo biológico, para intentar hallar caminos hacia el mutuo entendimiento, el diálogo y la negociación.

Sin embargo, como la estructura formal para la relación de pareja sigue siendo el matrimonio que cohabita (bajo un mismo techo), esta búsqueda a veces tiene sus dificultades para acomodarse bajo las condiciones de vida actuales. Una de ellas es: vivir separados y juntos. Pero ¿qué significa?

A Manuel lo conocí hace siete años. Ambos llevábamos un par de años divorciados de nuestras respectivas parejas y ya teníamos hijos. Nos gustamos y empezamos a salir. Coincidimos en los criterios para educar a los hijos, nos gusta la misma música pero especialmente, pasear por pueblitos coloniales los fines de semana o en puentes festivos. Ninguno de los dos ha planteado la necesidad de vivir juntos. Creo que es porque ya estuvimos casados y porque así nos resulta más sencillo el manejo de los hijos: cada quien en su casa. Antes seguían siendo muy chicos, y luego adolescentes; necesitaban nuestra guía y cuidado así como mantener nuestras responsabilidades de trabajo y familiares. Además, en mi caso, mi mamá vive conmigo. La idea de vivir juntos me angustia más que gustarme. Mis amigas siempre me preguntan que cuándo nos casamos, que si nos llevamos tan bien sería lo natural... pero precisamente, por eso no quiero casarme. ¿Para qué tendríamos que vivir juntos? Cuando nos vemos damos lo mejor que tenemos uno del otro. Además hablamos de todo. A mí me gusta seguir tomando las principales decisiones en mi casa, al tiempo que mantengo una relación amistosa y buena con el papá de mis hijos; eso los ha fortalecido a ellos. También me llevo muy bien con la hija de Manuel.

Cecilia, 36 años, gerente asociada de centro de diversiones infantiles.

 

Características de las relaciones LAT

Las parejas que establecen este tipo de relaciones se definen por no compartir la misma casa donde habitan otras personas que son parte de su familia, o que viven solos.

Un primer grupo de relaciones LAT son las personas divorciadas, separadas o viudas con obligaciones y compromisos. El segundo grupo lo conforman personas que aunque no tienen custodia de sus hijos y son autosuficientes a nivel económico, deciden mantener su autonomía por la gran demanda de tiempo y energía que les requiere su profesión. “Ahora, la dificultad de establecer relaciones duraderas, más allá de los meros contactos esporádicos, los lazos de solidaridad y permanencia parecen depender de los beneficios que generan. Resulta que el amor, visto así, produce temor a lo extraño o la actitud de rechazo a lo que solicita esfuerzo personal y compromiso” (Zygmunt Bauman, 2005).

Graciela (36 años) tiene un hijo de 9 años y lleva una relación de 4 años con Roberto (48 años), quien no es padre del niño y no tiene otros hijos. Cada uno tiene su propia casa, Roberto es representante de marcas internacionales y ella, psicóloga. Dice Graciela: Roberto es conflictivo y neurótico, un apasionado de su trabajo. No necesita  a nadie, sólo a mi. (Ríe). También se lleva bien con Diego, mi hijo, pero marca la distancia que requiere para sentirse autónomo. Eso a mí no me molesta, me da suficiente tiempo para mi hijo, mi vida privada y mis consultas. ¿La confianza entre uno y otro? Pues radica en la independencia absoluta: para ambos. A nuestro modo, somos felices. No sé qué venga después.

Un tercer grupo señala como razón para no desear vivir en pareja el sencillo deseo de ejercer su total autonomía, inclusive si mantienen una relación amorosa. Éste es un grupo reducido conformado por adultos jóvenes autosuficientes de entre 23 y 35 años, de ingresos muy por encima de la media.

Es frecuente hallar que cada uno de los miembros de la pareja LAT se encuentre en los grupos de relación mencionados, pero distintos.

Porque no desean cometer el mismo error, tengan responsabilidades a cargo o no, agrupa a muchas parejas LAT, incluso aquellas que se relacionan en una segunda etapa con su ex.

Fue el caso de Rogelio (42 años, entrenador de tenis) y Genoveva (38 años, administradora de unidad médica) Se conocieron hace 20 años. Pronto se hicieron pareja y se mudaron a vivir juntos, en unión libre. Después de dos años tuvieron a su primera hija. Después tuvieron otra más y decidieron casarse. Cuentan que su relación después de diez años se volvió aburrida y de mutuas recriminaciones, pero lograron darse cuenta que la irritación provenía de la falta de aire y el roce diario y no porque se hubiera acabado el amor. Entrar en una relación “a distancia” no fue meditado, pues ni siquiera imaginaban la opción. Fue resultado de una prueba: decidieron separarse para comprobar si se extrañaban y deseaban volver a convivir. Resultó cierto: ambos confirmaron su deseo de permanecer como pareja. Al separarse, no sin dificultades cada quien creó su propio espacio, su casa, retomaron los pasatiempos que a cada quien gustaba y el tiempo que cada uno requería para sí, repartiéndose de manera conveniente el cuidado de sus hijas. Cuando llegaron al plazo que se habían asignado para confirmar si volvían a vivir juntos, ambos coincidieron en ser pareja pero cada quien en su propia casa.

 

El futuro

Existen varias razones para predecir que las relaciones LAT serán más comunes en un futuro próximo. ¿Por qué?

El trabajo profesional especializado requiere tiempo y dedicación y los viajes de trabajo seguirán intensificándose aún cuando la comunicación por internet, teléfono celular y teléfono fijo sea más frecuente. Incluso, esas formas de comunicación serán un vehículo más para que las personas conozcan a otras y, así, formen parejas. Los índices de divorcio y de separaciones probablemente no disminuyan, lo que significará que, en muchos casos, la gente construirá nuevas parejas. Según cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), en México para 2007 se registraron 12.3 divorcios por cada 100 matrimonios y según información por estados, se considera que ha habido un promedio de incremento en divorcios entre un 20 y 50% en 2008, respecto de 2007. Por ejemplo, Baja California tuvo, un incremento mayor al 100% (CEIDAS, 2008).

 

¿Individualización es igual a egoísmo?

Algunas personas afirman que este tipo de relaciones fomenta la individualización y el egoísmo o que es un fenómeno relativamente nuevo, pero cada vez más frecuente. La pregunta es si este tipo de relaciones son egoístas ¿lo son más que otras? ¿se puede decir que sean egoístas quienes cuidan a sus hijos, padres u otros familiares, y por tanto consideran más complicado vivir en pareja? ¿son egoístas quienes se interesan por mantener vital su relación, viviendo en casas separadas? Al parecer, se preocupan por sí mismos y por los otros. Las parejas que viven en lugares distantes y que por razones económicas, de trabajo o por mantenerse en contacto con sus hijos y nietos deciden tener una relación a larga distancia, tampoco pueden ser consideradas egoístas.

Las relaciones LAT resuelven ciertas problemáticas, pero sin duda, presentan otras nuevas. Funcionan bien cuando ha sido una decisión libre y mutua, y en beneficio también mutuo. La libertad personal no está peleada con el diálogo y la negociación, por el contrario. El riesgo radica en decidirlo así por miedo al compromiso, o por una adicción al trabajo o a la autonomía. Situación que enmascararía razones distintas al bienestar. Puntos importantes a lograr para tener relaciones más democráticas, viviendo o no bajo el mismo techo, atraviesan por la necesidad de plantear en pareja acuerdos explícitos y renegociables en función de las circunstancias de cada quien.

Definitivamente, a principios del S. XXI, el diálogo y la creatividad serán factores decisivos para la conformación de este nuevo modelo de relación íntima.

Fotografía: Paisaje en San Cristobal, Carlos Jurado.



Etiquetas: , , , , , , ,

03/05/2011 23:06 Marcela #. Vida que se siente No hay comentarios. Comentar.

Un tercero en discordia o el lado bueno de la infidelidad / Isabel Nivón

20110425234951-cardthisisthelife.jpg

Un tercero en discordia o más bien un tercero que sostiene la discordia de una pareja… La infidelidad es un tema que levanta ámpula -solo basta la interminable serie de preguntas que los televidentes hacen en los programas de consultoría de pareja, o bien, en las películas o programas de amor.  Y parece ser que siempre es abordado con una de misma perspectiva: la pareja desleal. Sin embargo, esta temática tiene mucha más aristas, si no se le ve únicamente con los ojos del juzgar sino con la intención de describir al menos desde otra arista. La visión   judeocristiana por ejemplo, está directamente la interpretación relacionada con la culpa.

En el análisis del tema suelen surgir emociones efervescentes que impiden mirar sin apasionamientos al fenómeno, sobre todo cuando se hace a través de los ojos de la moral –y que lo polariza: como bien o mal… donde el ego tiene un peso central.  En cine o en televisión siempre a quien se ha sido infiel, reacciona indignado o sobre-indignado, dependiendo del tamaño de su ego, seguido de una serie de reproches o de autocompasión… Sin embargo una primera pregunta a realizarse ante la infidelidad con una perspectiva más neutra sería: ¿puedo cubrir todas las necesidades de mi pareja? ¿estoy obligado/a a ello?

En esta perspectiva preponderante están inmersos muchos supuestos que no han sido revisados por los sujetos y los grupos, solo aprendidos como válidos y que desafortunadamente los medios de comunicación masivos los ideologizan, y con miras prejuiciosas hacen pingües ganancias. Las trilladas falsas premisas son: una relación matrimonial es para siempre; como persona tenemos la capacidad de llenar todos las necesidades o perspectivas de la pareja (por tanto no podamos aceptarla tal cual es, porque tiene que serlo todo); una relación es estable y no presenta cambios fuertes o tajantes;  el tercero en discordia sólo va a perjudicar la relación existente en calidad de entrometido/a, y es este último, el punto abordado en el presente escrito.

La infidelidad no se suscita de la noche a la mañana sino se siembra cuando ya la pareja tuvo un proceso de deterioro o inestabilidad. Tal hecho no es alarmante, sino un desgaste normal y de todos conocido. El problema es la expectativa con que se enfoca. Las personas cambian, a veces tanto que llega a ser en dirección opuesta –sobre todo si no se tuvo el cuidado de crecer o desarrollarse juntas-,  o simplemente permanecen fijos neuróticamente en los parámetros ideales de lo que creían obtener en su relación. Asimismo las relaciones personales y familiares continúan sostenidas por contratos sociales marcados por agobiante rutina, insatisfacción, comodidad y en muchos casos, resignación. Así la familia que sostiene cada pareja tiene características peculiares, que se van acentuando con el tiempo. Los contratos fijan reglas escritas o implícitas, pero la vida cambia constantemente, desfasándose entre sí y no cubriendo las necesidades pasadas expectativas personales. En ese escenario, llega el tercero en discordia.

Cuando en estas circunstancias aparece la persona que llena ciertos espacios y brinda posibilidades al otro -el o la amante-  muchas veces se convierte en  el catalizador de las tensiones familiares. Si tenemos en cuenta que el estado de enamoramiento de la pareja no legal genera corporal y emocionalmente sentimientos gratos que renuevan a la persona involucrada. Así entonces, los encuentros familiares se hacen menos tensos, porque la persona queda más relajada y dispuesta.

El amor es un ingrediente increíble de cambio para quien lo experimenta, alterando desde la química hasta la actitud, es una bomba de dinamismo, no sólo para quienes directamente lo experimentan en pareja sino también para los que conviven alrededor. Simplemente porque el amor se irradia. En las expresiones amorosas la sexualidad tiene un elemento central alrededor de la cual gira: “ a quien le entregaste tus expresiones amorosas íntimas o bien, directamente tus genitales”.

En estas circunstancias de desavenencias conscientes o inconscientes acumuladas en la pareja  (puede estar clara o soterrada por uno o ambos miembros, sobre todo cuando se ha vivido bajo la resignación, y de pronto encuentra una posibilidad) muchos matrimonios son sostenidos por el tercero en discordia, ya que cataliza una situación desfavorable de diversos orígenes. Además, incluso las personas que conviven alrededor con los miembros de la pareja legal tienen la posibilidad de tener una mejor situación emocional que la que sostenían anteriormente sin catalizador, especialmente cuando quien se siente amado comparte ese amor en su entorno. Bajo esta lectura, la presencia del tercero en discordia es saludable.

Sin embargo cuando esta relación ilegal se perturba o acaba,  empieza la crisis real de la pareja legal porque ya no hay quien amortigüe y sus miembros se develan frente a frente y lo que como pareja han construido. La crisis se expresará sin duda, en función del tamaño del ego de sus miembros. Sin recursos, muchas veces lo que sucede es el comienzo del desmoronamiento (separación y/o divorcio), es decir, si termina la relación ilegal catalizadora y se agudiza abiertamente la crisis de pareja, se suman nuevos elementos de reproche. La relación del tercero en discordia, incluso puede ser una directriz innovadora de cambio para la pareja legal (porque la relación primaria recibe elementos nuevos en muchos sentidos), si posteriormente desea continuar y logran cuestionar y superar los prejuicios existentes con sinceridad.

En lo personal,  le estoy muy agradecida a la mujer con quien mi ex esposo tuvo una relación los meses anteriores a nuestro divorcio, porque gracias a que reducía su tensión física y psicológica, mis hijos y yo podíamos vivir una situación más relajada en la convivencia hasta que se dio la terminación del contrato matrimonial.

Hablar de infidelidad es referir a una amplia casuística con muchas variantes y de procesos, tema muy polémico y vasto... aquí la idea es cuestionar estos modelos vistos a diario en los medios masivos de comunicación –que también bañan la vida cotidiana- y que adoctrinan pensamientos y sentimientos bajo una sola perspectiva, cuando la vida misma del ser humano y el amor es más amplio que las muy reducidas lecturas con que nos vamos formando. Estas revisiones requieren de una visión más compleja y completa de la que normalmente se nos presenta.

 

 

A third party in discord or rather a third party that maintains the discord of a the pair… The infidelity is a subject that raises ampoule – to see this, just observe the line of questions that the viewers make in the television programs of consultancy of pair or the films or series of love. And apparently always he is boarded with one of same perspective: the disloyal pair. Nevertheless, this thematic has much more edges, if it is not seen it view with the judging eyes but with the perspective to describe what is in fact, allways depends on the type of analysis that is realised.

For example, in the judeocristiana interpretation, it is directly related to the fault and guilty generally, and they are the unique parameters that analize it. In the analysis of this thematic frecuently arise effervescent emotions that prevent to watch the phenomenon by itself, mainly when is made through the eyes of the moral - thematic that polarizes the subject: it is good or bad… where the ego has a central weight in it. In cinema or television always who has been unfaithful reacts indignant or over-indignant, following the size of its ego and followed a series of reproaches or autovictimation… Nevertheless the first question to be done before the infidelity with on grows from a neutral perspective would be: what parts profit or I cannot cover with my pair? Because it is a question of mutual responsibility. In this preponderant perspective many assumptions that has not been reviewed by the subjects and the groups, only learned like valid and that are immersed unfortunately mass media ideologize that strike the own criteria. The false premises are: a married relation is forever; as person have the capacity to fit all needs of the other person (therefore we did not prune to accept to the other so what is, because he/she must be everything); a relation is stable and it does not present strong or sharp changes; the third party in discord only harm the existing relation as an alien, being this the matter of the present article.

The infidelity does not grow from morning to night, it happens when  the pair had a process of deterioration or instability; and that must not be a surprise, because is even logic. The problem is the expectation whereupon it focuses. The people change, sometimes as much that each of the pair gets to be in opposite direction -especiallyif they care had not grow together-, or simply they pay attention neurotic to the ideal parameters than they believed to obtain in their relation. Also the personal and familiar relations continue sharps by social contracts, marked by exhausting routine, dissatisfaction, comfort and, in many cases, in the resignation. The contracts determine rules, written or implicit, but the life changes constantly, being out of phase themselves to each other and not covering all personal and psychological needs.

In that scene, the third part in discord arrives. When in these circumstances she or he appears, the person who fills certain spaces and offers possibilities the other, or the lover, often becomes the catalyst of the familiar tensions. If we consider that the state of loving of the nonlegal pair generates corporal and emotionally pleasing feelings that renew the involved one. Thus then, the familiar encounter become less tense, because the person goes more relaxed and arranged. The love is an incredible ingredient of change on experiences, altering from chemistry to the attitude, is a dynamism pump, not only for those who directly undergo in pair but also for which coexist around. Simply because the love is radiated. In the loving expressions the sexuality has a central element, around: “to whom you gave your intimate loving expressions or (directly) your  genitals?”

In these circumstances of accumulated conscious or unconscious disagreements in the settled pair (it can be clear or buried by one or both members, mainly when it has been lived in the resignation and suddenly it is found a possibility) many marriages are maintained by the third party in discord, since it catalyzes an unfavorable situation in several aspects. But the people who coexist around with the members of the legal pair even have the possibility of having one better emotional situation than the one that maintained previously without catalyst. Under this reading, the presence of the third party in discord is healthful.

Nevertheless when this illegal relation is disturbed or finished, then the real crisis of the legal pair begins, because there is no longer a cushions and their members reveal one to one against with they had constructed. The crisis will be without a doubt based on the size of the ego of their members. Without resources, often what it happens is the beginning of the decline (separation and/or divorce); that is to say, if the catalytic illegal relation finishes and the pair crisis is become serious, adding now more elements of reproach. The relation of the third party in discord, even can be an innovating directive of change for the legal pair (it has received new elements in many senses) if later it wishes to continue and manage to question and to surpass the existing prejudices sincerely.

I thank to the woman with whom my ex-husband had a relation the months previous to our divorce, because thanks she reduced his the corporal and loving tensions, and my children and I could live one more a more relaxed situation in the coexistence until the completion of the married contract occurs. To speak of infidelity is to refer to an ample casuistry with many variants and processes, very controversial and coarse subject… the idea is here to question these models seen newspapers in the massive means of communication - that also bathe the daily life that indoctrinates thoughts and feelings in a single perspective, when the same life of the man and the love concept is quite wide than the conceptions very reduced on we are formed. These lectures are required  a more complex and complete vision.

Etiquetas: , , , , , ,

25/04/2011 16:49 Marcela #. Vida que se siente Hay 4 comentarios.

Del reciente Día de la Mujer... / Tere Chacón

20110314202510-suenosxochimilco-02.jpg

aquí algunas reflexiones:

1. Es ridículo felicitar a alguien por el sexo con el que nació. Ni tú ni yo, mujeres, tuvimos influencia alguna en este hecho de la genética.

2. No por ser mujer sé es especial. Hay mujeres llenas de basura. También las hay excepcionales y sobresalientes. Se felicita a las segundas.

3. Las mujeres excepcionales y sobresalientes han aplicado lo siguiente a sus vidas:

a. Hacen todo lo que les fue asignado por el sexo que les tocó al nacer (tener hijos, casarse, ser amas de casa, desempeñar algún trabajo) y, ADEMÁS, realizan un esfuerzo adicional en cualquier campo de su elección.

b. Han entendido que la vida está  llena de circunstancias favorables y desfavorables y en las segundas actúan de manera planeada y precisa.

c. Captan que entre el corazón y la mente, siempre debe de ganar la mente. El cerebro femenino es tan poderoso que puede determinar  y programar cuándo es inteligente deprimirse o no, ponerse emocional o no, ser romántica o no, dejarse llevar por las hormonas o no. En pocas palabras, quien manda siempre es la razón sobre los sentimientos. Permitir lo contrario vuelve vulnerables, manipulables e inferiores a las mujeres en una sociedad en donde los berrinches hormonales o emocionales no tienen cabida ni desenlace feliz para nadie.

d. Les parezca justo o no, no atacan a los hombres por el único hecho de que estos mantienen una posición más ventajosa en la sociedad. Las mujeres excepcionales, simplemente, aplican sus conocimientos, esfuerzos y constancia en las áreas en donde detectan que los hombres pueden ser vulnerables y revierten estos a su favor para sobresalir y tomar la delantera.

e. Están listas para cualquier eventualidad de la vida y saben de antemano qué camino es menos desventajoso ante ésta. Saber desde antes cómo conducirse ante la pérdida de un ser querido, el salir de un trabajo de manera inesperada o enterarse de que su hombre no es fiel evita muchas lágrimas y amarguras y permite decisiones acertadas en situaciones de crisis.

f. En seguimiento al inciso c), determinan con exactitud cuánt@s horas/días se le deben dedicar a los sentimentalismos, con qué factor deberá detenerse este periodo de manera total y disfrutan plenamente del contacto íntimo con sus propios sentimientos. Tan satisfactorio es no reaccionar histérica y públicamente cuando tu jefe te juega chueco como saborear dulces lágrimas en recuerdo de alguien que fue muy amado, sabiendo siempre que es el momento inteligente para hacerlo.

g. Se aman como son, por lo que son y se admiran más a sí mismas con cada logro en la vida.

h. Entienden que no son el centro del universo y que, en la vida, se gana o se pierde en cualquier situación. Cuando resulta lo segundo, enfocan sus metas a un nuevo objetivo y no pierden tiempo en lamentar el no haber ganado.

i. Reservan lo mejor de ellas para quien realmente lo merece y ante el resto del mundo se muestran bajo control y con una seguridad plena.

Mujeres del mundo: felicidades. Todo es posible.

Etiquetas: , , , ,

14/03/2011 13:25 Marcela #. Vida que se siente No hay comentarios. Comentar.

Medio pan y un libro / Federico García Lorca

20110222210445-02-s.jpg

Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre, piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía.

Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.

Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.

No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?

¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: amor, amor, y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: ‘¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!’. Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: Cultura. Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz.

Locución de Federico García Lorca

al pueblo de Fuente de Vaqueros, Granada.

Septiembre, 1931.

Etiquetas: , , , ,

22/02/2011 14:04 Marcela #. Vida que se siente No hay comentarios. Comentar.

Una palabra me reconforta / Matthieu Torre Luis

20101124042752-zoz-.jpg

Hace cuatro siglos, Santa Teresa de Ávila escribio: "Las palabras anticipan a los actos (...) Preparan el alma, la dejan en condiciones para llevarla hacia la ternura."

Mi mano ligera juega y dibuja textos circunstanciales; acaricia la superficia delicada de estas hojas de papel en busqueda de la luz, en los colores suaves del tiempo suspendido -de estos dias tranquilos y llenos- con este olvido del momento, y la intensidad del instante sin limitaciones, de un espacio bañado del aura de un color en una mancha de pintura...

Claro que prefiero escribir ciertas palabras que me gustan más que otras, y jugar con ciertos colores también...

Mientras el poder sagrado de las palabras actua, como una pequeña voz en el alma de un pintor-enamorado, la fuerza del color llega donde ya no pueden

expresar más. Llega con sorpresa y felicidad de una manera contemplativa, tiernamente, como un misterio.

Doble esencia de la imagen, a la vez materia e idea; el contemplador se vuelve el punto convergente para establecer un lienzo íntimo con ella; así estas pinturas-escrituras toman un extraño poder reconfortante e hipnótico, e hacen vivir nuestra mirada.

Paris 1 de julio 2009

23/11/2010 21:14 Marcela #. Vida que se siente No hay comentarios. Comentar.

¿Anatomía o Destino? / Christian Olivier

Yocasta.gif

Si la travesía del Edipo es radicalmente diferente en un sexo y en el otro, siguiendo el itinerario de un niño hasta la edad adulta, deben encontrarse marcas específicas en cada sexo.

Importa examinar, pues, las etapas precoces de la infancia, para saber si las recorren de la misma manera los dos sexos.

¿Qué vemos a este respecto? ¿Qué sabemos? ¿Qué queda como huella en la edad adulta de este frente a frente con la madre? ¿Qué dicen de esto el hombre y la mujer cuando pueden hablar de ellos con el psicoanalista? ¿Se encuentra éste en condiciones apropiadas para reconocer en las expresiones y pensamientos del adulto la marca de esta relación primera con la madre? ¿No es él, acaso, tal vez el único que puede observar hasta qué punto la huella del Edipo está siempre presente, aunque marque de manera diferente al hombre y a la mujer? Si Freud dijo, parafraseando una expresión de Napoleón: “La anatomía es destino”, otro psicoanalista escribió recientemente: “La anatomía no es en verdad el destino. El destino proviene de lo que los hombres hacen con la anatomía” (Robert Stoller).

Si el descubrimiento principal de Freud consiste en haber probado que la sexualidad del adulto depende de la del niño, su mayor insuficiencia es la de no haberse interrogado bastante sobre la interferencia del sexo del niño con la del adulto educador.

Ya hemos visto que la anatomía de uno y otro desempeña un papel decisivo en el establecimiento de la primera relación, y sabemos que esta relación es el modelo de todas las que advendrán en la vida de un individuo. El futuro de cada uno depende, sí, de su anatomía; pero sobre todo de lo que el adulto educador (en general, la madre) hace con esta anatomía.

¿Y que es lo que esta educadora hace de modo tan diferente con un sexo y con otro? ¿Y cómo le responde el niño de su más temprana edad? Preguntas que se plantean, preguntas a responder, examinando el comportamiento de niños y niñas en las etapas más primitivas de la infancia, llamadas pregenitales.

Etapa oral y relación de objeto

Al comienzo de su existencia, el bebé parece llevar una vida vegetativa, lo más parecida posible a la vida uterina: busca ante todo llenarse y dormir. Parece no poder dormir si no está lleno; es como la continuación de su larga vida uterina, durante la cual vivió, casi siempre dormido, lleno y rodeado por el líquido amniótico por el cual se encontraba entonces bañado. Su boca entreabierta no conocía todavía el “vacío”, como tampoco lo conocía su tubo digestivo (que está probado que funciona in utero, pues el niño deglute y digiere, y después excreta al nacer el contenido de su intestino: el meconio).

Es decir que el niño, cuando nace, ignora absolutamente “el vacío” y va a tratar de paliarlo por todos los medios: succionando su mano, sorbiendo el borde de su envoltorio, no importa cómo, con tal de que haya algo en esa boca habituada al “lleno”.

Por supuesto, la ingestión de alimento parece el momento ideal en que se restablece la continuidad primitiva entre el exterior; es el momento más intenso de la vida del lactante. Pero al mismo tiempo que él mama, no puede evitar interiorizar y colmarse con todo el contexto maternal que acompaña a la lactancia. toda la “Gestalt” materna penetra en él: el olor, el calor, la tonalidad de la voz. El niño hace suyo todo lo que le viene de su madre (o de quien se ocupe de él), pues en esta época precoz de su vida, no distingue todavía su “persona” de la del “otro”. El bebé introyecta, pues, mucho más que el alimento. La prueba nos la aporta el síndrome del hospitalismo, provocado por la ausencia brusca de la educadora habitual del niño: a pesar de que a éste se le prodigan todos los cuidados que él ya conoce, el niño no “se” reconoce más, como consecuencia de haber perdido el contexto materno que le era propio. Parece haber extraviado una parte de sí mismo, y sufrir esta pérdida que aparentemente sólo es exterior.

El niño desde sus primeros meses se vuelve dependiente del amiente creado por su madre, y cómo esta madre, según sea, más o menos amorosa, más o menos deseadora, establecerá al niño como más o menos amado, más o menos deseado.

La cualidad del amor parental en esta época de la vida, generará la calidad del amor al propio yo o narcisismo, que es la base de la confianza en sí mismo y del impulso libidinal de vivir que tendrá el adulto futuro.

El comportamiento de la madre, condicionado por sus propios sentimientos inconscientes con respecto a su bebé, será el elemento inductor del comportamiento de éste. ¿Qué vemos en las madres frente a niños de sexo diferente, en esta primera etapa oral? ¿Cambia el comportamiento de la madre según el sexo del niño?

Las niñas suelen ser destetadas antes que los niños. Se les suprime el biberón a las niñas al duodécimo mes, en promedio, mientras que a los varones a los quince meses.

La mamada es más prolongada para los niños: a los dos meses, dura cuarenta y cinco minutos, contra veinticinco minutos para las niñas.

Según estas investigaciones científicas sobre el niño muy pequeño, la madre le otorgaría más beneficios al varón que a la niña. ¿Lo registra el niño? ¿Cuáles serán las respuestas de las niñas y niños frente a estas diferencias maternales?

En un grupo estudiado aparecieron trastornos de la nutrición en un 94% de las niñas (lentitud, vómitos, caprichos) y sólo un 40% entre los niños. Estos trastornos aparecieron a partir del primer mes en el 50% de las niñas, que conservaron escaso apetito hasta los 6 años; mientras que las dificultades de este tipo aparecieron tardíamente en los niños varones y se expresaron por caprichos.

Se advierte pues, que la niña parece tener algunos “altercados” precoces con su madre, en todo caso en mayor medida que el varón; y si prestamos un poco de atención, encontraremos en la vida de las mujeres, la huella de esta oralidad mal vivida desde un comienzo: la anorexia, la bulimia, los vómitos, suelen ser síntomas más femeninos que masculinos.

En el diván del psicoanalista, las expresiones de las mujeres referentes al “vacío” y al “lleno” no son menos significativas de las dificultades orales por las que tuvieron que atravesar durante la primera relación con la madre. Veamos algunos rastros que a veces se nos transmiten:

“Yo ‘me trago’, tengo la impresión de tragarme todo lo que me dice mi madre, y no puedo defenderme de ella, ni de las cosas desagradables que me dice, es terrible el mal que me hace…”

“Yo “devuelvo” todos los días; siempre he devuelto, desde que era niña, como, y enseguida voy a devolver, y entonces me siento mejor, limpia, vacío, en suma”.

“De golpe se me hace indispensable comer, cualquier cosa, no importa qué ni cómo, pero es necesario que ‘me replete’ hasta ya no poder más. Sé que después me dará vergüenza, pero mientras esté repleta, ya no me siento angustiada, me encastillo en sentirme repleta”.

“Acá en el consultorio no sé lo que digo, pero lo que sé es que me ‘alimento’, con usted tengo la impresión de ‘alimentarme’… ¿de qué? ¿de aire de esta pieza? ¿de usted?”.

“Cuando usted me habla me siento tan contenta, ‘bebo’ sus palabras, a veces me doy cuenta de que no sé lo que usted me dice, únicamente escucho el sonido de sus palabras”.

Estas son frases dichas por pacientes totalmente diferentes en cuanto a sus síntomas, su edad, su situación social. Aparentemente nada tienen en común, como no sea esa hambre dramáticamente “oral”, transpuesta de mil maneras diferentes hasta la restitución por el temor de haber ingerido algo malo. En cambio nunca encontré lo mismo en los hombres, jamás me dijeron nada parecido; al parecer, la desesperación “oral” no es cosa de ellos, pues recibieron un biberón perfecto donde el deseo servía de perfume a la leche nutricia. El hombre se situará en otra parte, en el furor “anal” por defender su persona. Ese es su lugar: la pelea.

Es así que el exceso de “vacío” y el deseo de “lleno” conducirán a la mujer a la cocina, donde reinará entre el refrigerador y el horno, pasando por el sumidero… Y allí, nadie lo dude, todo el mundo le gritará “bravo” y alabará a la señora por su oralidad. Nadie tratará de apartarla de allí; por el contrario, se le asegurará que ése es su lugar para toda la eternidad, su único reino, su gobierno seguro sobre los suyos. ¡Qué impostura, qué círculo infernal, en que las madres alimentan a familias enteras a fin de alimentar por vía indirecta a la hija hambrienta que ella fue!

Por un fenómeno de proyección, cada mujer imagina a los otros como ella, es decir: hambrientos, y se cree obligada a alimentarlos hasta la saciedad, porque ella misma es insaciable. La vida de las mujeres es una extraña cohabitación entre un interior desprovisto y vacío u un exterior magnánimo.

Parece haber entre las mujeres una confusión entre “amar” y “alimentar”. ¿De dónde pueden haber sacado esta extraña equivalencia interior? Evidentemente, del hecho de que se sintieron mal alimentadas, por haber sido mal amadas por una madre que no las deseó. El biberón, para ellas, estaba vacío, porque no tenía el gusto “del deseo”; un biberón lleno de leche pero vacío de deseo, porque lo daba una mujer del mismo sexo que la niña.

De mal alimentada a mal amada no hay más que un paso, que la mujer da sin muchos rodeos, como vemos cuando nos dice, para hablar de sus juegos nocturnos:

“Su sexo ‘me da miedo’; tengo miedo de que sea demasiado grande, esto me resulta amenazador; tengo miedo de que penetre demasiado lejos en mí y que me duela”.

“A mí me gustan los jugueteos previos, yo quisiera que todo ocurriera en la superficie, porque desde que él penetra, yo me cierro y entonces ‘me duele’”.

“Yo no puedo hacer el amor como él quiere: sin decir nada, sin ternura; yo necesito palabras, caricias, sentirme amada, ‘lo demás me importa un rábano’, eso queda para él”.

Antesala de la frigidez como rechazo que viene del “otro”, asimilado a lo que vino de una mala madre, y que aparecía como nocivo y peligroso. en todos estos casos, el sexo y su portador son vistos como fundamentalmente “dañinos”.

Frigidez oral, frecuente en las mujeres que, por no haber podido tomar a su hombre por una buena madre, transfieren a él todas sus fantasías destructivas, y no tienen otro recurso para borrar su pasado catastrófico, que emprender un análisis. Una historia puede borrar otra, pero no es sin graves dificultades que una imagen nueva podrá sustituir a la que está tan profundamente arraigada y es tan antigua.

Sin embargo, mientras no se restañe esta primera relación con la madre, no hay ninguna posibilidad de lograr éxito en una segunda con quienquiera que sea, y la heterosexualidad, extraña a la vida de la niña, seguirá siendo muchas veces ajenas a la vida de la mujer.

Entre la cuna y la noche de bodas suelen inscribirse la anorexia de la niña (negativa a comer, a llenarse) o la bulimia (necesidad excesiva de comer para evitar sentirse vacía), síntomas todos que se encuentran más específicamente en las mujeres, indicándonos en ellas una relación conflictiva con la alimentación que puede reaparecer bajo distintas formas, y que no tiene equivalente en el hombre con parecida frecuencia, ni de niño, ni de adolescente, ni de adulto.

Hacia los diez o doce meses se sitúa en los niños el comienzo de la comunicación. Esta edad sigue inmediatamente a la etapa del espejo (siete u ocho meses), en que el niño se diferencia por fin de su madre y abandona definitivamente su simbiosis con ella: descubre, al verla al mismo tiempo que él no es ella, que está solo e independiente de la madre. El niño se vuelve hacia ésta, que lo tiene en brazos, le palpa el rostro, le toca la nariz y comprende que todo eso no es de él. Nunca más el niño retornará al TODO con su madre (salvo en casos de psicosis).

Al realizarse como solo, el niño va a volverse mucho más sensible ante la ausencia de su madre o de quien se ocupa de él. Si al comienzo de su existencia el bebé gritaba por sentirse materialmente incómodo, o porque tenía hambre, a partir de la etapa del espejo aprende a llorar por la ausencia de su madre sentida como carencia. la palabra no demorará en llegar, en forma de onomatopeyas cada vez más precisas y codificadas por el medio familiar, y más tarde el niño aprenderá a significar su deseo por medio de palabras.

De ese modo, partiendo del “grito”, significación de la insatisfacción física, el niño llega rápidamente al nivel más elevado de la comunicación: el lenguaje.

Aparece aquí de nuevo una disparidad evidente entre los dos sexos, ya que la niña, a la misma edad y con la misma inteligencia, habla mucho más pronto que el varón: este hecho está considerado normal en todos los tratados que versan sobre la infancia ¿pero es tan evidente? y ¿con qué se puede vincular?

Si el llamado grito tiene por función señalar la percepción del apartamiento de la madre, y el deseo de establecer el lazo con ella, es significativo que después de haber llorado más en los primeros meses de vida, las niñas se pongan a hablar antes, testimoniando una “ausencia”, una “distancia” a franquear par volver a unirse con la madre, que no existe en el varón de la misma edad.

En efecto, el niño no siente la angustia de una soledad que no conoce, puesto que estuvo sostenido desde su nacimiento por la fantasía maternal de la integridad, que hizo de él un objeto narcisista que se siente cómodo allí donde está, tal cual es.

Por lo tanto, si la niña habla más temprano es porque no está sumergida en el mismo sentimiento de comodidad, porque no tiene a nadie que la vea como completamente ella, porque su padre no suele ser su asiduo cuidador. Habla antes porque se siente sola y quiere restablecer un lazo con la madre que no esté sentido como interior, y por lo tanto va a tener necesidad de hablarle para recibir una respuesta exterior que contrarreste su falta de imagen narcisista interior.

Así, es posible ver delinearse ya desde la infancia las diferencias que marcarán el lenguaje del hombre y de la mujer: uno, precoz, tiene por función establecer un vínculo con el otro, dejar una distancia que se siente insoportable: es el lenguaje femenino, que colma el vacío, que busca las similitudes, que persiguen el asentimiento (el cual, por provenir del padre, el ha faltado siempre a la niñita). Por algo suele decirse que las mujeres conversan exageradamente. Mientras el lenguaje masculino tardío, es la manifestación misma de la distancia que debe mantener con el otro; y suele estar desprovisto de efectividad y de angustia. El hombre se atiene a trivialidades de orden muy general y poco comprometedoras. Bien sabemos que no busca la comunicación profunda, que al parecer conoció con su madre y le sirvió para el resto de sus días… Pero volveremos más adelante sobre este importante problema de la palabra en uno y otro sexo, pues es muy necesario que se discuta, que se lo explique de otro modo que como una mera negativa de cada sexo de escuchar al otro. Por ahora, retengamos simplemente que la precocidad del lenguaje de la niña no es necesariamente sino de una evolución feliz.

Por otra parte, lo que dicen muchas mujeres es probatorio:
“Si dejo de hablar, tengo miedo de que usted descubra que no soy nada”.

“Si yo le permitiera al silencio instaurarse, ya no podría franquear la distancia entre usted y yo, y eso me da miedo”.

En cambio, entre los hombres se oye decir:

“No sé por qué estoy acá. No tengo nada qué decirle, nada que desee compartir con usted”.

“¿Cómo hacer para que ELLA no sepa? Imposible; aunque no diga nada, lo adivina. Puedo irme hasta el fin del mundo, y lo mismo sabrá todo acerca de mí. Es terrible esta habilidad que tiene para pegárseme”.

Diferencia radical entre la necesidad del hombre y la mujer: diferencia que estriba la distancia a conquistar en el caso del hombre, en unirse en el de la mujer; tal es la marca del lenguaje de Yocasta en cada uno de nosotros.

También aquí hubiera sido indispensable el padre, tanto para su hijo como para su hija, pues habría restablecido el equilibrio merced a su proximidad con la hija y a su distancia con el hijo.

Oficio de padre cuya necesidad jamás fue ecarecida, mientras que “el oficio” de madre llena las columnas de nuestros periódicos y publicaciones diversas.

Tomado de Christian Olivier. Los hijos de Yocasta. México, F.C.E., 1988.

20/12/2004 22:24 #. Vida que se siente No hay comentarios. Comentar.

Las mujeres de los sesenta (II)

YokoOno.jpgWoman is the nigger of the
world

Yes she is...think about it
Woman is the nigger of the world
Think about it...do something about it


Si bien es cierto que las mujeres, de cualquier edad, temen enfrentarse a su realidad, las que nacieron en los años sesenta encuentran esta tarea doblemente difícil por la carga heredada de sus padres, comentada en mi artículo
anterior.

Esto no sucede con generaciones posteriores que recibieron durante su infancia lluvias completas de comentarios del tipo "tú mereces mucho, no permitas que nadie te haga daño", "el hombre que te ame deberá demostrarlo dando el trato que alguien como tú requiere", y "No hay obligación de casarse, no hay obligación de ser madre, se en la vida lo que desees ser y busca tu felicidad por ti misma". Así, estas adiciones a la educación tradicional facilitaron su desarrollo en la vida y contribuyeron a una mejor percepción de ellas mismas.

El caso aquí es que por contar con una doble formación (la impuesta por sus padres y la impuesta por las consecuencias de los movimientos sociales de hace 30 años), la gran mayoría de las mujeres de los sesenta, al enfrentar relaciones amorosas fallidas, se apanican por la sola idea de quedarse solas y "desprotegidas", idea fuertemente arraigada desde sus primeros años. Y así, el ser parte de la modernidad, estar sumamente preparada, ser inteligente y desempeñar con éxito un oficio o una profesión, se relega a un segundo plano,
siempre por debajo de lo recibido de sus padres y sin importar su grado de inteligencia que tendría que actuar congruentemente a ellas en estas situaciones.

We make her paint her face and dance
If she won't be a slave, we say that she don't love us
If she's real, we say she's trying to be a man
While putting her down, we pretend that she's above
us


Señala la escritora Elia Martínez-Rodarte en su columna Ivaginaria que el empoderamiento de la mayoría de las mujeres no les ha aportado armas para enfrentar su realidad, soledad y la fantástica experiencia de estar con ellas mismas y que relegan todo lo conseguido por estar en un lecho con un hombre cuyas capacidades, inteligencia y forma de pensar no sólo no a está a la par de ellas sino que ni siquiera le llega a los talones. Lo anterior, tan realistamente descrito por Martínez-Rodarte, por supuesto, obedece a nuestro yo interno "padre", que nos fuerza a comportarnos de acuerdo a los cánones que nos hicieron nuestros progenitores el favor de heredarnos.

Y bueno, entendida y analizada la debilidad, hipersensibilidad ridícula y tendencia a la dependencia para sentirse realizada, ¿qué se hace?

La respuesta es fácil, la acción no: el esquema debe romperse y las armas para disfrutar la vida con la única persona con la que naciste y morirás (tú misma) deben adquirirse.

We make her bear and raise our children
And then we leave her flat for being a fat old mother hen
We tell her home is the only place she should be
Then we complain that she's too unworldly to be our
friend


¿Cómo adquirir esas armas? A putazo limpio. Así, igualito que como sacaste una carrera, igualito que el valor con el que pariste un hijo, igualito al coraje con que enfrentas tu rutina diaria. Igualito. La vida es corta y las mujeres de los sesenta dejan pasar los años de una manera miserable esperando ver un cambio que nunca llegará.

¡Salud y vida para ustedes!


Tere Chacón
terechacon@gmail.com
http://terech.blogspot.com

Woman is the Nigger of the World - John Lennon y Yoko Ono (aunque todos sabemos que esa voz no es la de Lennon).
Sometime in New York City, 1972.


Imagen: Fotografía de Helyn Davenport
18/10/2004 18:44 #. Vida que se siente Hay 1 comentario.

Las mujeres de los sesenta

sesentas.jpg
"...Esta tarde, pensando todo esto frente a una ventana lúgubre donde cae la nieve, con más de cincuenta años encima y todavía sin saber muy bien quién soy, ni qué carajos hago aquí, tengo la impresión de que el mundo fue igual desde mi nacimiento hasta que los Beatles empezaron a cantar. Todo cambio entonces. Los hombres se dejaron crecer el cabello y la barba, las mujeres aprendieron a desnudarse con naturalidad, cambió el modo de vestir y de amar, y se inicio la liberación del sexo y otras drogas para soñar. Fueron los años fragorosos de la guerra de Vietnam y la rebelión universitaria. Pero, sobre todo, fue el duro aprendizaje de una relación distinta entre los padres e hijos, el principio de un nuevo diálogo
entre ellos que había parecido imposible durante siglos..."

Gabriel García Márquez


La realidad:

1) Las mujeres de los sesenta, en su mayoría, son hijas de personas con formación rígida, católica, lineal, que se limitaron a transmitir los prototipos de educación que, a su vez, recibieron de sus padres.
2) Las mujeres de los sesenta fueron receptoras, como sus madres lo fueron, de la utopía del príncipe azul y de los varios hijitos que serían el único medio y objetivo en la vida que les brindaría felicidad total y absoluta.
3) Las mujeres de los sesenta fueron demasiado jóvenes para participar en el movimiento hippie, en las protestas estudiantiles del 68 y 71 y en el movimiento de liberación femenina y sus padres fueron demasiados viejos para ser parte de los mismos, por lo que en su formación no hubo opciones adicionales a las establecidas por los cánones ya dictados y probados durante las seis décadas anteriores.
4) Las mujeres de los sesenta recibieron una educación en la cual no se esperaba grandes cambios en la sociedad, basándose en lo que había ocurrido en la sociedad mexicana hasta el momento y a partir de los primeros años del siglo veinte.
5) Exactamente lo mismo sucedió con los hombres de los sesenta.
6) Durante sus años de adolescencia y juventud temprana, las mujeres de los sesenta sí recibieron los beneficios ya probados y experimentados de los movimientos sociales antes mencionados, por lo que sus horizontes, esperanzas y expectativas cambiaron en unos cuantos años al entender la variedad de opciones que había para su futuro, convirtiéndose así en la generación 1 de mujeres mexicanas en probar las mieles y las tentaciones de la rebeldía y variedad cultural, política y social, de la liberación femenina y de la libertad
sexual.
7) Durante sus años de adolescencia y juventud temprana, los hombres de los sesenta recibieron exactamente lo que recibieron sus padres, una generación antes.

La problemática:

1) Las mujeres de los sesenta, siendo adultas jóvenes, y con dos mundos encima (el tradicional y la recientemente adquirida modernidad), al intentar relacionarse con hombres de su generación, encontraron paredes similares a las que sus padres impusieron a sus madres. Muchas reaccionaron con rebeldía, otras tantas reaccionaron con sumisión histórica.
2) Las mujeres de los sesenta, intentaron por primera vez en la historia de las mujeres en México, llevar de una manera decorosa, el papel tradicional de la madre y esposa mexicana y, al mismo tiempo, el papel de profesionista, trabajadora, ejecutiva y tomadora de decisiones. Todas lograron sortear el camino aunque la mayoría no lo hizo como lo hubiera deseado.
3) Los hombres de los sesenta no se encontraban, en ese momento, a la altura de los recientes eventos, ya que su educación, formación y expectativas de vida no habían sufrido cambio alguno en relación a las generaciones anteriores, por lo que el relacionarse con mujeres de su misma generación fue para ellos una experiencia que varió de lo desconcertante a lo desquiciante.

La teoría:

1) Si eres mujer de los sesenta y estás (o estuviste) relacionada sentimentalmente con un hombre de tu generación, una de las siguientes cosas se aplica a ti:
a) El matrimonio/la relación perduró por el gran esfuerzo y sacrificio que hiciste al honrar a tus antepasados pero no a ti misma.
b) El matrimonio/la relación valió margaritas puras al decidir tú que, para honras, las que te das como regalo de vida sin importar las consecuencias ni las opiniones ajenas.
c) El matrimonio/la relación siguió indefinidamente sin mayor atadura que un bonche (que van de dos a cinco) de hijos e intereses económicos en común, y cada uno de los integrantes de la pareja/matrimonio llevó a cabo su vida como pensó que debería ser.

La solución:

a) Para la gran mayoría de las mujeres que lean esto y no deseen entenderlo, seguir como van (con el detalle obvio que varias décadas después de los sesenta, los hombres de esa generación, o están casados o son gays o, por razones más que obvias, prefieren a las jovencitas de 17 y 18 años).
b) Para la minoría pensante, romper el esquema, no hacia arriba (un hombre mexicano mayor de cincuenta años es como tu abuelo en términos de formación, reacciones, formas de pensar y de actuar), sino hacia abajo, a la generación de hombres que sí recibieron las ventajas de la modernidad y que babean por mujeres mayores, interesantes, plenas, felices, satisfechas y realizadas.
c) Volverse lesbiana siempre es una opción de las mujeres insatisfechas en lo sexual, en lo social, en lo cultural y en lo económico.

Mi comentario:

Buena suerte. El camino no es fácil pero sí es satisfactorio.

Tere Chacón

Imagen: Fotografía de Helyn Davenport
04/10/2004 20:19 #. Vida que se siente Hay 1 comentario.

La liberación sexual de la mujer: más y mejor / Marcela Chacón Ruiz

tnnude_32.jpg

La sexualidad femenina ha sido objeto de múltiples consideraciones a lo largo de la historia. Actualmente se piensa que ahora es cuando la mujer habla más, sabe más y disfruta más de ella, pero ¿es cierto?


Sería fácil suponerlo porque estamos literalmente invadidos de imágenes y sucesos que parecerían confirmarlo. Ejemplo es la mayoría de las películas o programas de televisión que nos rodean: mujeres –que si bien tienen conflictos sexuales o emocionales- los resuelven fácilmente porque son “buenas” o “malas” y esto da oportunidad a los guionistas de “premiar” a unas, y “castigar” a otras sin meterse en mayores profundidades. La producción chata, al estilo Hollywood es ahora el prototipo de la producción de historias (y que ahora alcanza hasta a la llamada literatura). Pero sabemos que la vida no es así.


Entonces, en esto de la liberación sexual de la mujer, afectan dos cosas: la primera –al menos apenas esbozada- es que la realidad que nos reflejan las historias devueltas por la televisión, las películas y la mayoría de la literatura, son absolutamente chatas, falsas por dicotómicas. Y la segunda, que el planteamiento civilizatorio, señala que hay un desarrollo hacia allá, de menos a más, de avance, pues.


No sólo en la ficción es donde se habla de la liberación sexual femenina, sino que también este discurso se ha metido en nuestra vida cotidiana. Afirmamos que “antes no”, pero “ahora sí” podemos...


Es cierto que la mujer ahora se ha atrevido a incursionar por caminos que antes eran exclusivos para los hombres, a preguntarse públicamente, como género, sobre su satisfacción sexual y sobre el conocimiento de su cuerpo, y a pretender –como se supone que los hombres hacen- ejercer su realización, que en nuestro mundo, se entiende como la vida profesional, de trabajo (cuando mejor, si no se mira como la capacidad de “adquirir”). Así mismo es cierto también que la mujer –como los hombres, pero no se abordará en esta momento- sigue sujeta a un cuerpo “roto”. Por otra parte, es también cierto que en otras épocas del mundo occidentalizado han existido mujeres emprendedoras, abiertas, que enfrentaron la burla y obstaculización de sus contemporáneos.


Hagamos una comparación superficial, apenas pronunciada, de nuestro presente con el pasado; para ello planteemos una línea divisoria, provisional y convenida entre nosotros aquí y ahora, diciendo que el pasado es el tiempo sucedido hasta antes de la industrialización mundial (fines del S. XIX), y que el presente, “nuestra época”, sería desde entonces a estas fechas.


Recordando algunas películas, o mejor aún, algunos cuadros de pintores de entonces, imaginemos a una mujer de vestido largo de encajes y amplio por las muchas crinolinas que le pesan, apretada, reducida digamos bajo un corsé, peinado alto, de varias horas y lista a las 6.30 de la mañana para dar de desayunar cereal y yogurt a sus hijos, llevarlos en coche a la escuela, antes de irse con portafolios a la oficina. (Sigo imaginando como intenta meterse y meter los volantes del vestido dentro del asiento del automóvil... pero claro, ésa es la dificultad, ahí está lo que no encaja). Y eso que la escogimos con recursos. Tampoco es fácil imaginarse a una mujer de la misma época, viviendo en su casa en el campo con fogón, con ropas no lujosas, sin corsé, pero de largos lienzos, preparando rápidamente sopas instantáneas y hot dogs (comida barata) para la llegada de la escuela de sus hijos, al tiempo que mira un programa de concursos, antes de irse a trabajar de doméstica a la casa de la señora del corsé y el auto. Gulp. Ésta última imagen se parece a la de una indígena frente al televisor, metiendo palomitas en su microondas y lista para lavarse su larga cabellera con shampoo que quita las orzuelas.... Justo de eso se trata. ¿De qué estarían “liberadas” estas señoras? ¿Y la indígena? ¿Qué es lo que pasa al combinar estas imágenes?


Claro, esta propuesta de collage es un pretexto. Por lo pronto podemos imaginar que en el pasado existía otro contexto, completo: es decir, otros olores, paisajes, sabores, voces y entonaciones, texturas, otras reglas para ordenar lo diario, lo cotidiano, no había luz eléctrica, ni música (salvo que alguien tocara un instrumento) dentro de las casas, ni voces ni estímulos de cualquier tipo que no pertenecieran al contexto del ahí, en ese mismo y justo sitio. La vida pública y la privada, era otra. La relación con el mito, con lo imaginario, también era distinta. La salud y la enfermedad, la relación con la naturaleza, también lo eran. Los prototipos de belleza y los cuerpos en cada cultura eran mucho más parecidos a sí. Por ejemplo, en la Europa del 1800 las mujeres gustaban cuando eran regordetas, rojizas... era símbolo de voluptuosidad. Por divagar: ¿qué sería probar una tarta de manzana de aquella época?, antes de que tierra o fruto alguno del planeta supiera lo que era un pesticida, antes de que los alimentos pasaran por industrialización o alteración alguna? ...Distinto de cualquier tarta de manzana actual.


La vida entraba entonces también por los sentidos, pero era otra vida la que entraba –digamos por lo pronto que no mejor, no peor, solo distinta. La vida debió expeler distinto, sin suavizantes para los malos olores, sin químicos para los buenos también. Y eso que sólo sometemos a nuestro análisis, al sentido del olfato... La seducción y el amor debieron ser diferentes. Cuando uno tiene oportunidad de vivir en lugares apartados de la llamada civilización, en mayor contacto con la naturaleza, lo puede verificar sin dudas epistemológicas. La vida toma otro sentido, las reglas cambian, los significados y representaciones también.


¿Es que tendremos que liberarnos a partir de comprar tal o cual producto? ¿Es que “igualándonos” a los hombres llegaremos a ser mejores o más? ¿Más qué?


Existen diversas obras literarias que exponen abiertamente las prácticas sexuales de su tiempo: Diderot escribió en 1748 una novela, “Los dijes indiscretos”, por la cual fue encarcelado. Para hablar de las prácticas sexuales en la Corte, Diderot recurrió a un personaje: el joven sultán Mangogul, quien cansado de la monotonía que le produce el constante amor de Mirzoza, su favorita, quiere “saber” de otros amores; para ello acude a Cucufa. El mago realiza para él un prodigioso anillo que interroga involuntaria y casi en estado de inconsciencia, a toda mujer que se encuentre teniendo relaciones sexuales. Con ello Diderot logra plasmar no sólo los gustos y predilecciones de la época, sino también sus mitos y represiones. Lo que es claro es que las mujeres de pleno S. XVIII gozaban su sexualidad, no todas igual, por supuesto.


Otro clásico ejemplo literario es la obra del Marqués de Sade (1740-1814) quien escribió varios libros en los cuales sus personajes acuden a la promiscuidad, la sodomía y la violencia en la práctica sexual (Justine o las desventuras de la virtud; La filosofía en la alcoba; La historia de Julieta, entre algunas). Sade fue perseguido y encarcelado en diversas ocasiones y su vida se caracterizó por apoyar el pensamiento científico y revolucionario. Su mirada reveladora tampoco en esa época gustaba. Es posible que ahora los textos de Sade y Diderot resulten atrayentes, instructivos y hasta escandalosos, pero indudablemente representan la evidencia clara y fidedigna de que la sexualidad abierta y reprimida se ha practicado desde siempre en todas sus manifestaciones. Cada época ha impuesto cuáles son los actos perseguidos, sancionados, criticados y cuáles son los que se alaban y fomentan.


Cada una de nosotras, al menos íntimamente, conoce su propia sexualidad, que incluye los goces, pero también los miedos y sus represiones. Además hay otro espacio de la sexualidad: aquel que platicamos con la amiga, en confidencia, sobre la insatisfacción, la rivalidad, la infidelidad, el rechazo a la maternidad entre algunos, y ahora, como nuevo ingrediente, de esa infatigable lucha por demostrar ser a través del consumo, del trabajo. Este espacio de nuestra sexualidad, oculto y secreto, que es el verdadero caldo de cultivo de nuestra posible “liberación” –prefiero llamarle posibilidad del propio conocimiento- es efecto y no causa, de lo que socialmente se nos impone, incluidos los modos de “ser liberadas”.


Y muchos dividendos da la tal impuesta liberación. Actualmente la mujer se encuentra invadida por un sistemático remolino de propuestas para Ser, que en su mayoría nada tienen que ver con su verdadera búsqueda emocional y racional, sino con la adquisición de productos o modos de ser externos. El malestar es innato al ser humano, pero la vida cotidiana en las ciudades de nuestros días, el paradigma de ser mujer en la sociedad actual y su prototipo femenino, ha creado un inédito instrumento de consenso y confusión: la televisión y la comunicación mediática, incluido el cine. Y ya la sexualidad de los hombres es también objetivo del mercantilismo indiscriminado: para muestra, recordemos la difusión masiva de productos para “mantener la erección” que inunda el ambiente. ¿Es que vender a mansalva dicho producto es reflejo de liberación? ...Occidente y su cuota imposible de satisfacer: la cultura del más, del mejor, de la negación del contexto, del proceso, del entorno. Más. Mejor.


Entonces ¿es cierto que la mujer ahora se encuentra MÁS liberada sexualmente y por ende, tiene más satisfacción?


Continuará...

26/09/2004 03:43 #. Vida que se siente Hay 7 comentarios.

De Sor Juana

Dibujo Sor peque.gifHombres necios que acusáis
a la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis.

Si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
¿por qué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?

Combatís su resistencia
y luego, con gravedad,
decís que fue liviandad
lo que hizo la diligencia.

Parecer quiere el denuedo
de vuestro parecer loco,
al niño que pone el coco
y luego le tiene miedo.

Queréis, con presunción necia,
hallar a la que buscáis
para, pretendida, Tais;
en la posesión, Lucrecia.

¿Qué humor puede ser más raro
que el que, falto de consejo,
él mismo empaña el espejo
y siente que no esté claro?

Con el favor y el desdén
tenéis condición igual:
quejándoos si os tratan mal;
burlándoos, si os quieren bien.

Opinión ninguna gana,
pues la que más se recata,
si no os admite, es ingrata,
y si os admite, es liviana.

Siempre tan necios andáis,
que, con desigual nivel,
a una culpáis por cruel
a otra por fácil culpáis.

¿Pues cómo ha de estar templada
la que vuestro amor pretende,
si la que es ingrata ofende
y la que es fácil enfada?

Mas entre el enfado y la pena
que vuestro gusto refiere,
bien haya la que no os quiere,
y quejaos en hora buena.

Dan vuestras amantes penas
a sus libertades alas,
y después de hacerlas malas
las queréis hallar muy buenas.

¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada:
la que cae de rogada
o el que ruega de caído?

¿O cuál es más de culpar
aunque cualquiera mal haga:
la que peca por la paga
o el que paga por pecar?

¿Pues para qué os espantáis
de la culpa que tenéis?
Queredlas cual las hacéis
o hacedlas cual las buscáis.

Dejad de solicitar,
y después, con más razón,
acusaréis de afición
de la que os fuere a rogar.

Bien con muchas armas fundo
que lidia vuestra arrogancia,
pues en promesas e instancia
juntáis diablo, carne y mundo.

Sor Juana Inés de la Cruz
19/09/2004 01:22 #. Vida que se siente No hay comentarios. Comentar.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris